Menú del blog

Otro año en blanco

El devenir de nuestros y nuestras representantes de los Juegos Olímpicos en Vancouver no fue una decepción, como algunos destacan, sino una nueva demostración de que no se están haciendo las cosas bien. Cierto es que los deportes de invierno no forman parte de nuestra cultura, pero también es cierto que temporada tras temporada las estaciones de esquí rebosan de aficionados y aficionadas a la nieve de todas las edades.
Y porqué hablo de esto. Porque la historia que Tania cuenta en el libro y su denuncia sobre el abandono que sufren los y las deportistas, se sigue repetiendo.
Una semana antes de la inauguración olímpica, pudimos leer en algunos medios que Leyre Morlans, una joven esquiadora (22 años), que había sido olímpica en Turín, anunciaba su retirada. Según algunos, por despecho, porque no había sido incluida en el equipo olímpico. La realidad, que se había cansado de ser tratada como una chaqueta de quita y pon. Durante los 8 años que ha pertenecido al equipo nacional ha tenido un entrenador distinto cada año. No ha tenido una planificación, ni de competición, ni de entrenamiento. En los meses previos a los Juegos estaba en su casa, sin poder entrenar porque ni tan siquiera tenía equipación, ya que todo el material de la temporada lo tienen guardado en Italia y ella vive en el Pirineo aragonés.
Leyre tiene 22 años y acaba de terminar bachillerato. Ha tardado 5 años en hacer el Bachiller porque durante la temporada sólo pasa un mes al año en casa, no va a ningún instituto fijo, y así es complicado sacar adelante unos estudios. Más aún si no tienes un plan de estudios dentro del equipo.
Ahora se encuentra con que no puede seguir intentando demostrar su valía como esquiadora porque debe enfocar sus estudios y su carrera profesional. Pero lo hará sola. Será su familia y sus amigos y amigas de siempre las que la ayudarán a salir adelante. Otra vez se repite la historia.
Y yo me pregunto, ¿tan sobrados estamos de esquiadoras?
El caso de Leyre es uno más de los que he asumido como propio, así que estaremos atentas a todos los movimientos que se produzcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada