Menú del blog

EnREDando


Desde que el libro salió a la venta son muchos y muy variados los comentarios que, tanto Tania como yo, hemos recibido sobre el texto. Tecleando las palabras mágicas en Google aparecen cientos de páginas, noticias, foros y otros blogs en los que “Lágrimas por una medalla” es mencionado.

Me halaga leer en la red artículos que comienzan diciendo: “Este libro debería ser una bomba. Merece ser un gran éxito de ventas, para que la gente se enterara de la realidad de las cosas.”; o comentarios de lectoras (porque parece que entre las mujeres ha calado más la historia) que digan: “una pasada de libro! es precioso, i emocionante, no tardeeee nada en acabarmelo, es adictivo!” ; “en 2 dias he leido el libro y llorando por cada letra que leía de la emocion que me producía como contabas los entrenamientos, competiciones.."

Pero lo que más me ha emocionado es que nos den las gracias por haber contado esta historia.

Creo intuir que muchos de esos agradecimientos proceden de antiguas gimnastas, de alto, de medio o de bajo nivel. Niñas, que ya mujeres, se han visto reflejadas en el libro. Han recordado lo duro que es la gimnasia y lo mucho que la aman pero, sobre todo han visto la oportunidad de que el público general conozca los sacrificios que requiere este deporte y el poco reconocimiento social que recibe, especialmente si se compara con otros menos sacrificados.

La lectura de tantas páginas web y comentarios me ha animado a crear este blog y colocar aquí capítulos que nunca vieron la luz, imágenes inéditas, y un espacio abierto para que Tania pueda seguir compartiendo con los lectores otras vivencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada